sábado, 25 de abril de 2015

Aerocaribbean, “violando” tus sueños

Los habitantes de la islita del sur de Cuba, la bella Isla de la Juventud, bien conocimos de la puntualidad de la que hacía gala la Agencia Cubana de Aviación.
Recuerdo que al mirar al cielo al escuchar un avión atravesar la ciudad de Nueva Gerona, sin dudas coincidía la hora del reloj con hora de salida de la aerolínea que cubría la ruta Gerona Habana.
Pero eso quedó para la buena historia de los habitantes de la Isla.
Hace varios años asumió el traslado vía aérea otra empresa nacional, la nombrada Aerocaribbean, la cual irónicamente tiene por lema: “Volando tus sueños”, y este comunicador quiso titular el presente artículo con un lógico cambio en su eslogan ya que con su impuntualidad “violan” los sueños de sus pasajeros, y me explico.
Resulta que Aerocaribbean no tiene hora de salida ni de llegada a ambas terminales aéreas.
Aunque en el pasaje se explica en detalles la hora de presentarse en los aeropuertos, los pineros y habitantes de otras regiones del país sufren la ineficiencia de la mencionada empresa.
En carne propia lo he tenido que lamentar en varias ocasiones en viajes de vacaciones a mi terruño.
Me cuenta mi familia que casi a diario a través de Islavisión o Radio Caribe, se transmiten notas con los cambios a última hora los cuales afectan a los confiados pasajeros que se pasan meses planificando el viaje, haciendo colas, y al final ven afectados sus sueños.
¿Confiados?, bueno, ahora se ha perdido totalmente la confianza en la empresa que supuestamente nos debe brindar un viaje rápido entre el archipiélago de los Canarreos y el norte habanero.
En una ocasión tomé el ómnibus rumbo al aeropuerto Rafael Cabrera de la Isla a las 4 de la tarde ya que debía estar allí a las seis con hora de salida a las ocho.
A las diez de la noche aún no había respuesta del avión que debía venir de La Habana a transportarnos, y pasada la una de la madrugada nos comunicaron que nos retiráramos y que estuviésemos al tanto al día siguiente para el traslado.
A la una de la tarde del siguiente día fue que pudimos abordar la aeronave de Aerocaribbean.
Historias parecidas han sido publicadas en la prensa nacional cubana, y se reiteran una y otra vez.
Por suerte en mi caso el viaje solo era hasta la capital, pero imaginen en los casos de los pasajeros que planificaron su viaje hasta otras provincias en ómnibus o tren.
Lamentablemente la informalidad les caracteriza.
Ojalá un día no muy lejano los pineros volvamos a confiar en la puntualidad del viaje sobre un avión.
       

martes, 21 de abril de 2015

Yemayá con sus hijos (3)

Muchos fieles de de esta Deidad del Panteón Yoruba, La Madre Africana Yemayá, me solicitan más imágenes de esta celebración que los fieles cubanos cada año el 7 de septiembre los hace reunirse en la Iglesia de la Virgen de Regla en el ultramarino pueblo habanero de igual nombre, y a orillas del mar la hermandad entrega sus ofrendas y agradece por la bendición concedida a cada uno.
Tendremos mucho más en esta gustada serie de Carapachibey, un blog donde la fotografía es la protagonista.
 
 
 
 A diario en todas las costas cubanas cientos de fieles depositan sus ofrendas a Yemayá, la Madre de este inmenso Mar que nos rodea a todos

jueves, 9 de abril de 2015

Yemayá con sus hijos (2)

Seguimos de recorrido por estas bellas imágenes captadas el día 7 de septiembre de 2014 en el poblado habanero de Regla, en las celebraciones de la Patrona de la zona.
Yemayá para los que profesan la religión Yoruba o Virgen de Regla para los católicos, una deidad que a diario es venerada a la orilla del inmenso Mar.
Esta Diosa Negra simboliza en el ultramarino pueblo de La Habana la transculturación y el sincretismo entre África y España.
En Carapachibey un regalo visual para los amantes de La Negra más Universal.
 
 
 
 
 
 

martes, 7 de abril de 2015

Yemayá con sus hijos (1)

Como muestra de la devoción de los cubanos por su Virgen Negra aquí les ofrezco estas imágenes captadas durante las celebraciones de Yemayá en el poblado de Regla en la capital cubana, el día 7 de septiembre del 2014.
 
 

Hoy 7 de abril de 2015 deseo dedicar un especial artículo a una Madre Universal venerada en muchos países del mundo, incluyendo el mío, Cuba, donde tiene su casa en el ultramarino pueblo de Regla en La Habana.
Allí miles la veneran con el nombre católico de Virgen de Regla, Patrona de los marineros y pescadores.
Digo Madre Universal ya que ella es la “dueña” del inmenso Mar, ese que une a todas las tierras de los cinco continentes del planeta llamado Tierra, nombre que no se corresponde a la verdadera dimensión en tamaño entre los suelos y ese inmenso espejo reflejo del azul del cielo.
Poco más de tres años frente a los micrófonos de la emisora de la familia cubana fue resumido este día ante El Tribunal de la Comisión de Evaluación Nacional del Instituto Cubano de Radio y Televisión para otorgarme la condición de Locutor Profesional de la radio cubana.
En el año 2001 allá en mi terruño pinero, la Isla de la Juventud, comenzó mi largo camino por los difíciles senderos de este medio de comunicación masiva, cuando obtuve el Certificado de Locutor Habilitado por el Centro de Estudios de la Radio y la Televisión, gracias a mi profesora Luz María García, Mari.
Aquí en la capital cubana hago habitual sentarme unos minutos en el muro del malecón poco antes de salir en vivo a través de Radio Progreso, también conocida como La Onda de la Alegría, o después de terminar algún programa.
Y ustedes se preguntarán a qué se debe esta crónica, aparentemente alejada del tema Yemayá, y es que este blanco, bautizado en esta radio emisora, Cadena Nacional, como “El hombre de los ojos Azules”, es en la religión Yoruba, hijo de la Madre Negra Africana.
A ella debo dedicar el éxito en esta evaluación, la cual definía mi permanencia ente la audiencia ante los fieles oyentes que me siguen desde el día 6 de enero de 2012.
El poder de la Naturaleza oculta va más allá de la fe del ser humano, y ella ha sabido bendecir con su Misericordia Divina, a la par de Dios, El Creador, y con otros Orichas del Panteón Yoruba, a este humilde amigo que solo desea salud, buena suerte y felicidad para todos los que como yo, confían en que hasta lo imposible, puede llegar a ser posible.