miércoles, 12 de marzo de 2014

Libre acceso con Bárbara Doval

   
Entrevista que nos concedió a RP 105, programa de Radio Progreso, Cadena Nacional en La Habana, Cuba, la Vice Presidenta de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), con motivo del 14 de marzo, Día de la Prensa cubana
   Leyva (al aire): Ejemplo de mujer cubana, como madre joven, siempre cariñosa hacia su familia, así como patrón de una cronista sagaz, es esta cubana con la cual voy a conversar a través de la vía telefónica; su nombre, Bárbara Doval.

   Ella es Vice Presidenta de la Unión de Periodistas de Cuba, UPEC, a quien interrumpimos sus labores en su casa en este amanecer del domingo, debido a que la revista RP 105 de Radio Progreso, La Onda de la Alegría, está dedicando su emisión al 14 de marzo, Día de la Prensa Cubana.

   Buenos días, y gracias por aceptar esta comunicación Bárbara

   Gracias a ti y muy buenos días también para toda la audiencia de Radio Progreso.

    Sí, cómo no, y se impone conversar brevemente acerca de un antes y un después en el periodismo cubano. El Noveno Congreso de la UPEC. ¿Qué ha ocurrido después de tantas expectativas e implementaciones?

   Bueno, si me preguntas qué ha ocurrido después del Noveno Congreso de la UPEC yo te diría qué ha ocurrido después de julio de 2013 porque yo me siento que estamos en Congreso, que el congreso no ha pasado, que todo lo que hacemos es motivado justamente en esos debates que ocurrieron a lo largo del país y después en el Palacio de Convenciones.

   Eso ha sido importante porque a mi juicio ese momento demostró que quienes hacemos la prensa hoy en Cuba, somos un gremio mucho mejor preparados, tenemos mucha más cultura, hemos alcanzado una madurez.

   Creo que hemos aprendido también a decir mejor las cosas, argumentar los por qué desde la Ciencia, y en eso todavía tenemos que insistir y defendemos la idea de que se generalicen esas investigaciones, que nuestro quehacer y nuestro análisis se base justamente, apoyados, ¿no?, en la Ciencia, y en relación con eso, a propósito del Noveno Congreso, o sea, en la clausura del Congreso, y después en el mes de septiembre también, iniciamos todo un proceso de presentación ante la sociedad cubana, del libro Revolución y Socialismo del Doctor Julio García Luis, quien fuera Decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad de la Habana, una persona queridísima por los estudiantes de periodismo, por los periodistas, y ese libro fue presentado como la presentación de sus ideas ante la sociedad cubana, como te decía, y que, entre otras cosas, potencia la idea de que el cambio en la prensa cubana, aunque intervengan mediaciones externas, dependerá de nosotros los periodistas porque nadie va a defender, nadie va a conquistar el espacio, nadie va a los modos de decir como lo hacemos nosotros mismos.

   Por eso creo que otra de las cosas que hemos hecho es la multiplicación de los debates, de lo que ocurrió allí, en cada redacción periodística. 
   Hicimos algo que llamamos Los talleres creativos. Eso consiste en que cada medio de prensa, los      que hacemos la prensa en cada uno de los lugares, los periodistas, las personas directivas, pudieran hacer un análisis, una radiografía de cómo está cada medio y qué está sucediendo con las rutinas productivas, para después de esa evaluación, hacia lo interno planificarnos también entre todos cómo mejoramos cada una de nuestras obras que, por supuesto, como toda obra humanan es perfectible.

   Hemos tenido la suerte, después del Congreso también, después de julio de 2013, que el seguimiento a todos esos debates no solo ha sido desde la Unión de Periodistas de Cuba, también ha sido con el acompañamiento del Partido, y por ejemplo, ya es una práctica sostener despachos con el departamento ideológico, con el Primer Vicepresidente, con Miguel Díaz Canel, precisamente pasando revista a como se va cumpliendo lo debatido, a lo acordado en el congreso, en esencia, cómo luchamos contra manifestaciones secretistas, cómo abrimos fuentes informativas, cómo nosotros también, como prensa, somos mucho más profesionales, más audaces, más valientes. Esa es una aspiración que, a mi juicio, por supuesto deberá ir creciendo, ¿no?

   Cómo que no.

   Esas son algunas de las ideas, pero yo creo que lo más importante, como te decía al inicio, es que somos un gremio mucho más fuerte, más unido, mucho más seguro de lo que desea, más claro hacia la base de sus conquistas relacionadas también con la posibilidad y la defensa de la auto regulación de contenidos desde los propios medios de prensa.

   Yo creo que en sentido general, por ahí va lo que hemos hecho, lo que estamos haciendo.

   Y es imposible hablar con Bárbara Doval sin mencionar Libre acceso, programa televisivo del Canal Habana.

   ¿Cómo valora su organizadora, la crítica o elección efectiva a los problemas de la familia cubana?

   Yo creo que realmente un espacio como Libre acceso, que afortunadamente no es único y que seamos multiplicados con este tipo de espacios por todo el país, está muy en sintonía con lo que hemos hecho en el congreso, con lo que hemos debatido, y con la necesidad que tiene la población de que cada vez estemos mucho más cerca de ella, de que la agenda de los medios y la agenda pública, estén mucho más cerca.

   Yo creo que estos son espacios necesarios, por ejemplo se ha sumado Cuba dice a nivel nacional, se ha sumado también la Mesa Redonda los jueves y viernes con temas nacionales de debates donde comparecen los funcionarios, comparecen personas y voces autorizadas en un tema determinado y yo creo que eso la población lo agradece mucho, lo agradece y es un reto para cada uno de nosotros los periodistas, y como te decía, ser mejores profesionales; estar al tanto de lo que las personas necesitan saber, de lo que las personas necesitan escuchar, de que las personas puedan expresar sus opiniones, porque otra de las aristas que promovió el congreso fue justamente la construcción de la comunicación en la sociedad cubana, y ese tipo de espacios también a abrir fuentes informativas, a luchar contra el secretismo, a construir la comunicación entre todos porque cuando usted  presenta por ejemplo una voz pópuli, acerca de un tema determinado, bueno, recientemente esta semana hablábamos acerca de los dilemas de la mujer habanera, tuve dos excelentes invitadas, la Doctora Isabel Moya, una prestigiosa periodista, y la Doctora Norma Vasallo, profesora de Psicología de la Universidad de La Habana, realmente cuando usted entrevista a la población, y en este caso entrevistamos a muchas mujeres, te van diciendo cuáles son sus necesidades, cuáles son sus preocupaciones, y por ahí también se va construyendo la comunicación y ese tipo de espacios como Libre acceso, que ya está rondando los doce años, tiene que ver con esa defensa de lo que también estamos defendiendo desde los debates del Congreso, y por suerte es una obra colectiva y también es una obra que se ha multiplicado en otros espacios de Cuba.

   Sí, y por último Bárbara, ¿Qué espera la Unión de Periodistas de Cuba del quehacer periodístico de estos días y de los jóvenes que ingresan al sector?

   Todo lo que te he contado tiene que ver también con una organización que por profesional, también va a mejorar su profesionalidad, ah, y se me había olvidado decirte, pero bueno, tiene que ver también con esto, que por ejemplo otra de las cosas que también hemos hecho  después del Congreso, para abrir puertas y luchar contra el secretismo, es que la UPEC ha participado junto al Partido en consejos de dirección de los Organismos Centrales del Estado, al tanto de este tema del la construcción de la comunicación como te decía, y del secretismo, loa construcción de la construcción de la comunicación que tiene que ver con toda la sociedad cubana, pero, por ejemplo, en la UPEC, las Casas de la Prensa hemos promovido espacios físicos pero para que los colegas se encuentren y estén a tono con las ideas más avanzadas. Por ejemplo, en la Sede Nacional existe un espacio como Catalejo, por donde han pasado personas como Calviño, Graciela Pogoloti, Fernando Martínez Heredia, Gladys Bejerano, Fernando Pérez el cineasta.

   También tenemos otros espacios como La polilla inquieta, que promueve la autoría de títulos desde el periodismo, y que recientemente se presentó a propósito de la jornada de la prensa, Periodismo y Nación, que habla de la entrega de los Premios de Justo de Lara que eran entregados por la tienda El Encanto, y que consiguió figuras como  Jorge Mañach, a Raúl Roa, por citar ejemplos, pero también abrimos otros espacios, por ejemplo uno denominado Entre colegas, donde se cruzan saberes a partir de paneles de periodistas, de paneles de temas.

   Por  ejemplo nos reunimos a propósito de la CELAC, de la Serie del Caribe, de la creación en la UPEC del Club juvenil, o del Círculo de periodistas especializados en temas económicos, y esas están también entre nuestros pasos, pero, por ejemplo, en el caso del Club juvenil, nosotros desde la UPEC queremos acompañar la entrada de nuevos profesionales a los medios para que sea ese proceso natural que es, y que realmente sea un práctica donde se potencien las buenas prácticas, no las rutinas desacertadas, y además que esa impronta de la juventud, también participe de manera activa en la organización social y profesional y eso ha llevado muchos encuentros con los jóvenes, muchos debates, incluso también para dar este paso la aprobación por el Comité Nacional de la UPEC, pero yo creo que son pasos que nos van moviendo también neuronas, van moviendo acciones y vamos abriendo ese cauce para la continuidad, y yo creo que eso es lo más importante. Darles las gracias por brindarme este espacio para comentarles lo que está haciendo la prensa cubana hoy.

   Gracias a ti Bárbara en nombre de este colectivo por tus palabras para los oyentes de la revista dominical RP 105 de Radio Progreso, Cadena Nacional.  
Ramón Leyva Morales


Pido permiso


   Artículo publicado en el periódico Victoria de la Isla de la Juventud el sábado 11 de marzo de 2006 por la periodista Karelia Álvarez Rosell y con foto de Evelio Medina Rodríguez, dedicado al 14 de marzo, Día de la Prensa Cubana.
   (En la foto las periodistas Carmen Torres de la emisora Radio Caribe, María Esther Campos del telecentro  Islavisión y Ana Esther Zulueta, corresponsal de la Agencia de Información Nacional, AIN en la Isla)
   No voy a detenerme en las glorias del quehacer periodístico en este 14 de marzo, y aunque no soslaye el recuerdo de José Martí como fundador del periódico Patria, Juan Manuel Márquez o Félix Elmuza, entre otros insignes que engrandecen la historia de la profesión, si voy a hacer alusión  a los cronistas de hoy.
   Pido permiso para que miremos a nuestro alrededor porque en ocasiones el ser humano, conmovido por cuanto ocurre en la vida cotidiana, corre el riesgo de no hacer un alto en el camino para analizar lo hecho y, sobre todo, las metas por vencer a fin de enderezar el rumbo.
   Si bien nos estimula el pasado, asocio al presente a novedosos proyectos que fluyen como caudal, cuyas aguas transparentes muestran a una Cuba revolucionaria, que va dejando atrás una etapa compleja y se levanta con una economía mucho más sólida, sustentada en el capital humano.
   La Patria, colegas, de nuevo nos convoca. La entereza arropada de convicciones y compromisos es una de las condiciones esenciales de un periodista.
   Tengamos siempre la perenne necesidad de alimentar el inquieto espíritu de la gente, y ello se alcanza con un alma sensible, siendo lectores voraces, estudiosos y con autoridad de pensamiento en aras de enriquecer el bregar reporteril, alimentando en estos tiempos con grandes dosis de objetividad, creatividad y humanismo.
   Pido permiso, colegas, para en este Día de la Prensa Cubana, comprometernos más con la Patria, a lograr que los lectores, oyentes, se emocionen cuando nos lean, escuchen u observen, sin perder la racionalidad y capacidad de reflexión y asombro con el corazón en la mano.