lunes, 30 de diciembre de 2013

El valor de la salud en Cuba



  
   
   Acudí una vez más al archivo impreso del periódico Victoria de la Isla de la Juventud y encontré esta primera plana de la edición del viernes 31 de diciembre de 2004, donde una vez más mi eterno amigo Evelio Medina Rodríguez publicaba una de sus fotos.
    La Isla mostraba una tasa de Mortalidad Infantil de 1,8 por cada mil nacidos vivos
   Traigo el dato al blog ya que al cierre del 2013 la Isla lucía la tasa de mortalidad infantil más baja de Cuba, dos fallecidos por cada mil nacidos vivos, y cero muerte materna hace once años.
   Y hoy quiero dar mi modesto criterio, no como profesional de la palabra, sino como un ciudadano más de este país.
   Quizás las cifras o números fríos no ilustren en sí la valía de contar con un Sistema de Salud Pública que se ocupe y preocupe por todos, sin distinción de ideología política, religiosa, o condición social.
    Como pinero siento orgullo por que sea mi territorio natal el que exhiba al país y al mundo la calidad de los profesionales, en una pequeña ínsula que carece de médicos en varias especialidades.
   Es ahí, en la dedicada a recibir a los recién nacidos, donde el humanismo y la sensibilidad tienen el mérito en el Hospital General Docente Héroes del Baire de la ciudad de Nueva Gerona.
   No haré un análisis de ese logro pinero ni de esa especialidad de la salud, hoy dialogaré sobre la Salud Pública cubana en sentido general, donde a diario atravesamos dificultades de toda índole, materiales, económicas, y a tantos años de Revolución todavía estamos rectificando errores, arrastrando otros, e intentando perfeccionar el sistema nuestro, que sin dudas no será el más perfecto, pero se basa en la justicia y el igualitarismo.
   En el mismo Sistema de Salud Pública hay evidentes carencias de recursos materiales, de recursos humanos, y médicos y personal de apoyo  que carecen de las normas éticas requeridas para trabajar en el sensible sector, de eso no vivimos ajenos.
    Pero… ¿se han puesto a pensar ustedes en el gasto diario, durante 24 horas al día, en las instituciones de salud cubanas?, un ejemplo de ellas son los hospitales, donde laboran ininterrumpidamente miles de médicos, enfermeros, paramédicos, asistentes, laboratoristas, técnicos, obreros de mantenimiento…, con sus salarios aún ínfimos para su gran responsabilidad y profesionalidad ante la vida de los seres humanos…, el personal de cocina, que garantiza también de manera gratuita el almuerzo, la comida, y tres meriendas al día a los trabajadores y a los pacientes…, el departamento de lavandería, las auxiliares de limpieza…, una lista extensa de personas laborando en ellos y utilizando recursos materiales como el agua, la electricidad y los equipos que cuestan miles de dólares para dar atención de salud…
   Esas importantes construcciones son realmente un monstruo que devora millones de dólares al año.
   Aquí en la capital he tenido la posibilidad de acompañar a amistades a centros asistenciales que atienden a los aquejados de Diabetes Mellitus, una enfermedad de gran incidencia en el país, y es realmente asombrosa la cantidad de pacientes que acuden a ellas, donde en un ambiente agradable, climatizado, buscan minimizar los síntomas de su padecimiento.
   No se requiere ir con un peso en la mano, todo lo tenemos de manera gratuita, y lo mismo para los centros especializados en pediatría, cardiología, estomatología, fisiatría…, los hogares maternos, en fin, una lista interminable que si nos ponemos a analizar, nos quedaríamos asombrados, eso en consultas y sin mencionar las intervenciones quirúrgicas que se hacen a diario dentro de esas moles de cemento y acero.  
   Quise tomar el dato del índice de natalidad infantil como referencia, para comentar sobre este indudable logro de la Revolución cubana, un servicio tan necesario e importante del que carecen millones de seres humanos en el mundo, inclusive en países desarrollados, que utilizan la mayor parte de sus riquezas y presupuesto para gastos armamentistas.
   Sabemos que tenemos que continuar perfeccionando el Socialismo “criollo”, sí, porque el Sistema tiene sus características propias en cada país, ya sea en China, Vietnam, en la República Bolivariana de Venezuela…, y por ahí se encamina este país, la República de Cuba, el Archipiélago cubano, donde debemos cuidar esta conquista que nos garantiza una salud de todos y para todos.
    Cincuenta y cinco años con un Sistema de Salud Pública que es símbolo en todo el mundo.  

Primera plana del Victoria que tomé como referencia para escribir este artículo.

   Abajo, artículo del periódico Victoria publicado el sábado 25 de agosto de 2005, donde se resalta a la brigada de mantenimiento que le daba reparación al hospital de Nueva Gerona.
   Vean la calidad artística de la foto de Evelio, ese contraluz donde la transparencia del cristal le da el toque distintivo a la instantánea.